Un café con historias

Hoy te invito a un café, tengo que contarte una historia de fantasmas verídica que como estamos en estos días de Halloween, me viene ni qué pintado. Te recomiendo que leas una publicación muy interesante sobre este tema en el enlace historia y origen de Halloween .

Además, te hablaré de algo más sobre un café y fantasmas, así que acomódate que empezamos. Por cierto, también tengo té, chocolate, o lo que gustes, no pongas morritos, ¿ok?

 

Hace ya unos cuantos años, igual más de veinte, una amiga mía trabajó de limpiadora en un colegio bastante antiguo, en Hastings (Inglaterra), de ésos que invitan al desasosiego por su arquitectura y diseño, o al menos a mí me lo parece.

Cada vez que quedamos, me dice que tengo que relatar las historias que ella vivió allí y es que, realmente, sus anécdotas me pusieron un poco los pelos de punta. Porque, ¿qué impresión te da a ti, no tiene un puntito enigmático? Mi amiga es de confianza y cuando me lo contó su cara cambiaba de color y no era nada saludable.

La que más recuerdo, la que más se repetía según ella, era la de que todas las mañanas en el comedor de aquel colegio, aparecía el cuadro de una niña del revés y las monjas decían: ” Ay estos niños, qué traviesos”. Pero es que nadie le daba la vuelta o eso aseguraban todos y todas las personas, empleados e inquilinos del lugar. De hecho, los alumnos juraban y perjuraban que ellos no habían sido y casi ni se atrevían a mirarlo, ponían una cara de susto por el retrato en cuestión que se veía que decían la verdad. Mi amiga aseguraba que no era para menos, que había algo inquietante en ese rostro que causaba auténtico repelús.

Otra de las historias trataba sobre una cabina de teléfono rota que se encontraba fuera del recinto escolar. Un día empezó a sonar y todas las compañeras de mi amiga y ella misma muertas de miedo se miraban las unas a las otras, pero ninguna fue capaz, no tuvo el valor de ir a descolgarlo.

Anda que si cogen la llamada, ¿qué hubiera pasado? ¿qué hubieran escuchado? ¡Pero! Nunca lo sabremos… una lástima 😉

Y bueno, la última aventura que me relató fue que por las noches antes de ir a dormir a sus respectivas habitaciones, algunas compañeras y ella se reunían para divertirse, hablar y demás. Cuando tienes veinte años te importa un carajo que sea más de medianoche y que en escasas cuatro horas te tengas que levantar para trabajar, ¿quién no ha hecho de esas jugadas? Pero bueno a lo que estamos, que cuando ella volvía sola por los pasillos de aquellas estancias hasta su dormitorio, juraba que podía notar una respiración a sus espaldas. A veces oía hasta llantos de bebé… ¿Es o no es para flipar?

En serio, todo esto es de las pocas historias que os puedo contar basadas en hechos reales. No sé, pero te pones a mirar esas fotografías y ¿qué quieres que te diga? Que ese colegio tiene toda la pinta de albergar fantasmas, vamos que está encantado si o si, por mi parte así lo creo.

Pero quiet@, no te vayas que ahora te quiero hablar de otro tipo de historias de fantasmas, ésta menos escalofriante, es decir más del estilo al que te tengo acostumbrad@, como las historias de mis libros, La Niña en la Ventana, Reencuentro, Acércate, Briseida y demás. Una historia fruto de mi imaginación en la que también tiene que ver un café. Hoy el tema gira en torno al café, al que no le guste ya pensará: “Qué pesada”. Pero prometo que puede interesante, jajaja 🙂

¿Habéis oído, conocéis la canción de Sergio Dalma Imaginando ?(Si no sabes de cual hablo, escúchala y luego sigues leyendo). Habla de que queda en un café con una mujer a la que resulta que va a dejar y tiempo después, se arrepiente hasta la médula.

La verdad que a mí al principio, esta canción como que no me llamaba, pero luego yo, que soy de dar muchas vueltas a las cosas, que mi mente va siempre a su bola, me empecé a imaginar (haciendo honor al título de la canción) a Sergio en un café sentado dando lo que fuera por volver atrás. Y me veo yo también allí en otra mesa, mirándole y comprendiendo su pena.

cafe-258718_960_720

 

¿No te ha ocurrido que sentado en un café o en cualquier otro lugar has visto o imaginado historias en otras personas situadas a escasos pasos de ti? ¿Haber escuchado conversaciones ajenas, a trozos, y el resto inventarlas tú?

Si es que todos o casi todos, somos mucho de historias y además en un café, ni te cuento lo que da de sí. Un café siempre es un buen lugar para encuentros, charlas, momentos de risas. Hay una película que tengo pendiente de ver, Café Society de Woody Allen, he leído que es una historia recomendable, me ha venido ahora que te hablaba de todo esto y como la canción de Sergio, creo que no retrata un café como algo idílico, tiene que ser interesante. Me explico, quizá la canción quiera expresar que él odia ese café, le recuerda a una mala decisión y a un arrepentimiento y eso claro, no gusta, pero todo pasa, para bien y para mal.

Me imagino por otro lado, a Sergio allí sentado y puedo ver también al fantasma de aquella chica a su lado tratando de convencerla de que él tomó una decisión errónea. Dime, ¿nunca has visto esa clase de fantasmas? Creo firmemente, que por esta razón, el primero o la primera que empezara a escribir historias de fantasmas tuvo que pasarle algo similar. Igual es por eso que a algunos nos gustan este tipo de historias.

Ya ves, en este café virtual larru.net, virtual por llamarlo de algún modo, siempre hay una historia, siempre tengo algo que contarte.

Una última cosilla que me viene bien para finalizar y despedirme. Este verano se publicó una noticia sobre el café que detalla que tomar esta bebida no es perjudicial, si no todo lo contrario, así que para los fans cafeteros es una tranquilidad conocer este estudio. Y sí,  también el té, el chocolate poseen óptimas propiedades  pero hoy el tema era el café, espero que me perdones la insistencia.

¿Alguna historia que quieras compartir sobre un café? Éste es tu momento y tu lugar, me encantaría leerla, así que anímate. ¿A qué esperas? 

Por cierto, si te ha gustado la publicación, eres libre de compartirla en tus redes sociales.

Hasta el próximo encuentro.😊

Publicado por

Larrú

Escritora independiente

22 comentarios en “Un café con historias”

  1. Tu tienes un don. Eres lo más y me alegro por ese día que coincidimos en Instagram, porque te tengo atrapada y no te pienso soltar. Eres lo más. Uhi me extendí 👏👏👏👏😘😘😘

    Me gusta

  2. Ufff todo lo que ha vivido tu amiga en ese lugar tan inquietante pone los pelos como escarpias. Si te soy sincera, soy bastante miedica y creo en los fantasmas, así que no me atrevería a pasar ni una sola noche allí, pero me ha encantado leer esas pequeñas historias verídicas.
    Y la canción de Sergio Dalma la he escuchado muchas veces, puesto que soy fan incondicional desde hace mcjos años jejej. Pero nunca me he parado a analizarla tan a fondo como tú has descrito y me ha hecho mucha ilusión imaginarme esa escena de desasosiego y tristeza por querer cambiar lo que ha hecho. Eres increíble tanto como escritora( a la que admiro muchísimo) y como persona porque siempre consigues sorprenderme.
    Feliz lunes guapa y GRACIAS por estar ahí 💙💙💙💙

    Le gusta a 1 persona

  3. Eso del teléfono me recuerda a cuando estudiaba y vivía fuera de casa, que en medio de la noche se ponía a sonar el del pasillo… Pero no podía sonar porque sólo podía recibir llamadas desde una centralita apagada en la madrugada, claro! La noche que le echamos valor y fuimos a descolgar se iluminó de repente el ascensor al lado con una luz verde y ya nadie quiso probar, jajaja.
    A partir de entonces yo ni caso (también ayudaba que ese año tenía muchos dolores y me la repampinflaba que hubiera llamadas del más allá, jajaja), y mira que era insistente a veces.
    Sin embargo, sí que hay sitios que te ponen nerviosa nada más verlos… Ese colegio no me gusta un pelo!
    Besos 😘

    Me gusta

  4. Buenos días! Te conocí en Ig por Tere! Gran persona. Y dije si ella aconseja esto por algo será!!
    Yo soy bastante cagona! No puedo evitarlo y seguro q esta noche me rayo! Acordándome d estas historias! Jajaja! Pero me encanto lo bien q lo cuentas. Hoy no tome café! Voy a disfrutar de uno con la canción de nuevo! Buen fin de semana! Y gracias!

    Le gusta a 1 persona

    1. Que no mujer! Ya verás, si al final sólo es un poquito de intriga y suspense, hay historias reales mucho peores… No me tires de la lengua… Jajajajaja
      Muchas gracias por tu visita y por dejarme tu bonito comentario, me alegra conocerte gracias a Tere 😍 feliz fin de semana 😘

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s