El Milagro del Amor

 

Con el nuevo año que recién acabamos de comenzar, te presento una nueva sección en este blog que estoy convencida que te va a gustar. Se trata de colaboraciones de amig@s, a quiénes lo más probable conozcas. Una manera de hacer gala a esa inspiración que comentaba de crear este blog para que se convierta en un lugar de reunión, en el sentido amplio del concepto. La encargada de inagurarla es Marta Álvarez Pérez con su pequeña historia El Milagro del Amor.

Sin más preámbulos, pasa y lee 😉

Siempre se ha dicho que es bonito soñar pero con los pies en el suelo, porque no todos los sueños se cumplen.

Pero, ¿de qué sirve vivir sin ilusiones?

Por esta razón existen los libros, porque nacen de todas esas ilusiones y deseos que tanto ansiamos,  de cada pequeña historia que guardan en su interior, podemos hacer de ella nuestra realidad.

dream-2924176__340

 

     EL MILAGRO DEL AMOR   

   

Cuando un simple sueño se mezcla con la realidad y está en juego nuestro corazón, debes intentar buscar la razón que una a ambos mundos y te muestre el camino a la felicidad.

 

Abro los ojos lentamente y apenas puedo vislumbrar una silueta, que por lo que percibo se trata de un hombre. Parpadeo un par de veces y conforme se va acercando haca mí lo veo más nítido. Aunque es bastante guapo no puedo evitar fijarme en su mirada, tan azul como el mar y que denota dulzura pero a la vez una inmensa tristeza. Por alguna extraña razón me agrada su presencia y eso que no lo conozco.  Estudio bien su cuerpo de arriba abajo fijándome en su ropa. Lleva puesta una camisa blanca un poquito floja pero deja entrever un torso potente y también vaqueros desgastados con roturas. Vamos, que está para comérselo.

Me saca de mis pensamientos haciendo aspavientos con las manos para que le preste atención y acto seguido posa una mano sobre su garganta abriendo y cerrando la boca, indicándome por lo que creo entender, que no puede hablar.

-Hola- alcanzo a decir aún en mi estado de shock.

Él me sonríe y me coge de la mano para que lo siga. Ese breve contacto hace que una descarga recorra todo mi cuerpo, haciendo que mi corazón se acelere, pero a la vez me siento segura a su lado y lo acompaño sin decir nada. Observo a mi alrededor y no sé dónde nos encontramos. Es una hermosa pradera iluminada por un día de sol radiante. Freno en seco y tiro con fuerza para alejarme de él.

-¿Esto es un sueño verdad? Este lugar, tú…- no me malinterpretes pero necesito entender por qué estoy aquí y a dónde me llevas.

Vuelve a usar ese lenguaje de señas para intentar explicarme algo pero es inútil porque no consigo aclararme.

-Perdóname pero soy incapaz de adivinar nada de lo que quieres decirme- así no vamos a llegar a ningún entendimiento y yo empiezo a cansarme.

De nuevo me coge la mano con mucha suavidad sin dejar de mirarme un solo segundo y la besa. Doy varios pasos atrás asustada viendo cómo se desvanece en el aire.

Me despierto echada en mi cama, empapada en sudor porque mi corazón está a punto de salirse de mi boca.

-Ha sido sólo un sueño- me digo en voz alta- pero parecía tan real… es como si aún pudiera sentir ese beso atravesando la piel y quemándome la mano.

La miro fijamente y me la froto con fuerza para que desparezca esta inexplicable sensación y poder seguir en el mundo real.

El día pasa rápido pero no puedo quitarme de la cabeza esa incertidumbre de que lo que soñé podría haber sido real.

-¿Será que me estoy volviendo loca?- pienso para mis adentros.

Llega la noche y ya en la cama me vence el sueño más rápido de lo habitual. Abro los ojos y se me escapa un grito al descubrir que estoy de nuevo en el lugar que ayer soñé.

-A ver Sara, esto tiene que tener alguna explicación razonable, piensa…- intento serenarme hablando conmigo misma- ¡ya está! Llevo dando vueltas al coco tantas horas que al final Morfeo me ha traído de vuelta.

Camino durante un largo rato contemplando la belleza que hay a mi alrededor , mi paraíso privado y a lo lejos lo veo a él, ese hombre que me altera los sentidos y me tiene fascinada. Está agachado de espaldas a mí y cuando se percata de mi presencia se incorpora girándose para mirarme. Me inquieta esa tristeza tan evidente que desprende, aún sonriéndome.

-Sé que tan sólo eres un sueño pero he de reconocer que el más hermoso que he tenido nunca- me sincero admitiéndome a mí misma que me gusta su compañía- aunque no entiendo por qué vuelvo a este lugar y mucho menos qué haces tú en él.

Compruebo nuevamente por sus movimientos con las manos que no puede hablar y levanta los hombros haciéndome saber que está igual que yo.

-¿Al menos me puedes decir  de alguna manera tu nombre o tampoco lo sabes?- le pregunto intrigadísima deseando saber cuál será.

El asiente y dibujando con sus dedos sobre arena, me lo muestra: Marcos.

Pero para mi sorpresa escribe algo más.

-Llevo en este lugar bastante tiempo, es como si estuviera atrapado y no tengo recuerdos. He llegado a pensar que esto es una especie de sueño como tú has dicho e incluso que estoy muerto.

Noto una punzada fuerte en mi estómago y se me tensan todos los músculos del cuerpo. Siendo racional tiene sentido que no salga de aquí porque sé que no es real pero… ¿y si es un fantasma? Los fantasmas se pueden quedar atrapados en un lugar por alguna razón y necesita mi ayuda para pasar al otro lado. Noto su contacto sobre mi brazo sacándome de mi paranoia.

-Estaba pensando que, perdona mi franqueza ¿si estás muerto por qué justo aquí y por qué yo?

Acerca su mano y me acaricia suavemente la mejilla. Noto cómo tiembla y su calidez me sobresalta separándome de su contacto. Pero Marcos me agarra mis manos con las suyas y me obliga a que lo toque a él. Siento que me abandonan las fuerzas y comienza a desaparecer en medio de su angustia.

Despierto de golpe, de nuevo en mi cama sobresaltada y una lágrima me cae sin poder evitarlo.

-Dios mío no puede ser un simple sueño- me revuelvo el pelo enmarañado muy nerviosa y pensando en algo que no puede ser- un fantasma no es porque no nos podríamos tocar y para más inri noté el calor que desprendía.

Me paso una hora entera recapitulando y buscando un explicación coherente hasta que decido coger el móvil y buscar en internet para poder despejar mis dudas y descubro que muy en el fondo de alguna manera tenía razón. Pero no veo cómo poder ayudarlo ni la relación que pueda unirme a él. Abro varias páginas a ver si consigo dar con alguna pista que me lleve directamente a su vida, la vida de Marcos y por fin lo encuentro. Se llama Marcos Cruz, logopeda reconocido de Madrid. Ahora entiendo por qué sabe el lenguaje de señas pero no me explico por qué es incapaz de hablar. Hace un año que está en coma por salvar la vida de su sobrino que se había subido a un árbol jugando. Él cayó y se golpeó la cabeza perdiendo el conocimiento y quedando en un estado de coma.

Se me parte el corazón al saber que era una buena persona y tenía una buena vida. Vivía con su familia y no estaba casado. Se encuentra en una clínica privada a las afueras de Madrid.

-Pero estar en coma quiere decir que tiene esperanzas de volver a vivir. Tengo que recordarle quién era, necesito ayudarlo.

Pasan las horas y sigo metida en casa deseando que llegue la noche para volver a reunirme con Marcos.

Una vez más nos encontramos en ese sueño que tanto ansío. Pasan los días y noche tras noche nos reencontramos, todo sigue igual pero yo le voy contando todo lo que sé y ese vínculo entre ambos, cada vez es más fuerte. Él va recordando poco a poco y yo sin querer, me voy enamorando. Es tan dulce, tan guapo, tan educado que me siento plena a su lado y creo que él siente lo mismo por su forma de mirarme y tratarme.

En el mundo real, aunque vivo en el norte y lejos de donde se encuentra, sigo sus pasos para ver cómo evoluciona, pero no hay cambios y eso me tiene intranquila.

Hoy estoy a su lado en “su mundo mágico” como le digo yo a él y noto que algo ha cambiado. Marcos está sentado y parece que le cuesta respirar. Su rostro de preocupación me parte el alma y tengo miedo de que desaparezca para siempre. Me abraza con fuerza y apenas puedo sentir los latidos de su corazón. Quiero ser fuerte delante de él pero rompo a llorar como una niña entre sus brazos y él me aferra con fuerza intentando aplacar mi dolor. Me separo lo justo para poder mirarlo a los ojos, esos mismos que poseían una inmensa tristeza y que, para mi asombro, ha desaparecido. Y en su lugar sólo veo alegría y amor.

-No te vayas, por favor no me dejes- alcanzo a decirle con palabras entrecortadas. No puedo vivir sin ti, te quiero.

Él llora sin control y en un impulso desesperado le beso en los labios. Jamás había sentido nada igual, es dulce y hace que cada partícula de mi cuerpo se llene de mariposas.

Y despierto sola,  con ese sabor a miel y esa sensación de vértigo que sólo te deja el Amor verdadero. Consigo reaccionar, busco corriendo la clínica donde está y el milagro sucedió. Marcos despertó del coma. Estoy feliz y nerviosa porque deseo verlo, así que reservo el primer vuelo hacia Madrid para reunirme con él.

Una vez allí, rezo para que se acuerde de mí y temblando como un flan entro en su habitación muy despacio. Él está echado, cuando me ve se levanta y corre hacia mi cogiéndome en volandas y dándome un beso de película.

-Gracias por ser mi ángel sin alas. Yo también te quiero.

No sé si los milagros existen pero el Amor puede conseguir cualquier cosa.

people-2563426__340

(Todos los derechos reservados)

Marta Álvarez


 

Gracias, amiga Marta, por escribir y compartir esta historia tan bonita en el blog, de verdad. Después de leerla, al día siguiente iba conduciendo y en la radio pusieron “Perfect” de Ed Sheeran y resulta que me acordé de tu relato cuando llegó esta parte final de la canción:

“I have faith in what I see

Now I know I have met an angel in person

And she looks perfect…”

Me pareció la melodía perfecta, nunca mejor dicho, para “La Magia del Amor”.

No dejes de vivir tus sueños, Marta, de buscar siempre la mejor versión de ti misma y tú lector@, tampoco.

 

Por cierto, si te ha gustado esta publicación, deja tu opinión abajo en comentarios y/o compártela en las redes sociales.

¡Muchas gracias por la visita y hasta la próxima!

Anuncios

Publicado por

Larrú

Escritora independiente

21 comentarios en “El Milagro del Amor”

  1. Querida amiga me ha encantado tu relato. Yo tambien creo en ese Amor verdadero, enamorarte de una persona desde el primer momento que la ves.
    Sigue con tus historias y gracias por compartirlas. Un abrazo

    Le gusta a 2 personas

  2. ¡Qué decirte querida amiga!
    Que un auténtico placer y me emociona muchísimo el haber inaugurado esta nueva sección de colaboraciones a tu blog, primero porque escribir es una de mis pasiones y segundo por dejarme ser parte de tus historias y de ese mundo que tú describes y que haces tan especial.
    Estoy FELIZ porque puedo comprobar por los comentarios de la gente que ha gustado y precisamente quería que al compartirlo contigo tuviera algo que ver con esos fantasmas que nos hacen soñar.
    P.D: la canción que has nombrado es ideal para esta pequeña historia 😊
    Simplemente GRACIAS 💙😘

    Le gusta a 2 personas

  3. Qué relato tan precioso, me ha encantado. Es una bella historia de amor, del poder que el amor tiene y la capacidad de obrar los milagros que solo el AMOR puede conseguir. Mi enhorabuena a la autora.
    Besazo inmenso para ti bella Larrú.

    Le gusta a 2 personas

  4. Un relato precioso, para las soñadoras como yo siempre es un placer leer historias de amor con final feliz y está además tiene toques de magia , me ha encantado ,espero leer más historias de marta .

    Le gusta a 2 personas

  5. Me encantó, me enterneció, me llegó al alma.
    Ojalá yo hubiera tenido esa oportunidad, pero bueno, a cada quien le pasa el milagro que le corresponde; mi amado estuvo en coma, murió, pero ahora está en espíritu conmigo y por eso debo estar feliz.
    Abrazos de luz

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s