Blog

¿Qué libro leer?

Libros para leer existen millones, a diario, vemos publicaciones y reseñas a montones.

¿Qué libro leer entre tantas y tantas recomendaciones? Te puedes volver loc@ del todo y lo que a veces ocurre es que te quedas en blanco, sin saber qué elegir. Luego sucede que comienzas a preguntarte: “¿Y si éste me hace perder el tiempo, y si me gasto el dinero a lo tonto?”

Un día llegué a la conclusión que no hay libros malos o buenos, porque depende ni más ni menos, que del sentido que le de el lector@, se me ocurre que son como caminos que tomamos que terminan convirtiéndose en

Continúa leyendo ¿Qué libro leer?

Anuncios

Mañana va a llover

Mañana va a llover, los pronósticos del tiempo para la zona norte de la Península son de paraguas, botas y chubasquero o de mantenerse a refugio y yo elijo  Continúa leyendo Mañana va a llover

Noche de Halloween

Cuenta una leyenda que si se te ocurre salir a la calle en la noche de Halloween, lo hagas si no te queda más remedio, y con más razón, si vas a pasar o acercarte por un cementerio. La luz que posees, la que brilla en todos los seres vivos, atraerá a los fantasmas hacia ti y puede que algun@ se quede a tu lado, magnetizado por tu halo luminoso.

La siguiente historia le sucedió a una chica llamada Coral, había terminado su turno en el taller de orfebrería artesanal en el que trabajaba a diario. Una amiga, compañera del trabajo, le avisó que diera un rodeo al ir hacia su casa porque en el camino había un cementerio próximo y aquella era la víspera de Todos los Santos en la que los espíritus vagaban más que ninguna otra noche.

Pero Coral, que no era supersticiosa se lo tomó a cachondeo y le dijo que, si se encontraba con algún fantasma le pediría hacerse un selfie con él. La otra le avisó que no se andara con esas bromas y que tuviera cuidado. Coral se despidió con una sonrisa de oreja a oreja por los miedos infundados, según ella, que tenía esta mujer.

Comenzó a caminar deprisa, tenía ganas de llegar a casa, comer algo y sentarse en el sofá a relajarse. Enseguida llegó a las proximidades del cementerio en cuestión. De pronto, tuvo que levantarse el cuello de la cazadora de piel que llevaba puesta y abrazarse a sí misma, el aire se había vuelto gélido, como si hubieran abierto la puerta de una cámara de congelador. Entrecerró los ojos porque le empezaron a llorar del frío que se había apoderado del momento.  Y no sólo eso, sentía los pies abotargados, le costaba horrores dar un paso tras otro, se imaginó como si estuviera tirando de bolas de hierro. Le vino a la cabeza rezar, pero no se acordaba de ninguna oración de ésas que le habían enseñado de chica, en la catequesis. Sólo se le ocurría: “Ay, Dios, ay Dios” y hasta aquello le parecía irrisorio, el miedo le obstruía la memoria y la claridad mental.

Cuando logró traspasar aquel tramo que le había inyectado el miedo en el interior, las piernas le respondieron y se puso a correr hasta su casa.  No cenó, se preparó una tila doble y se metió en la cama con las mantas cubriéndola casi entera. Necesitaba entrar en calor, aún tenía el cuerpo entumecido. Sólo quería dormirse y olvidar lo sucedido.

A la mañana siguiente, se despertó aún congelada, decidió que una ducha le haría entrar en calor. Al levantarse se notó además extenuada, como si se encontrara enferma, una debilidad generalizada le invadía. Alarmada decidió que aquello ya se estaba volviendo demasiado extraño, diría que hasta siniestro, por lo que llamó a su compañera del trabajo y le contó todo lo que le venía sucediendo desde la noche pasada.

– Odio decírtelo pero te lo avisé, voy a tu casa, tranquila que yo sé cómo arreglar tu problema.

Cuando llegó, encendió siete velas blancas y se puso a rezar una oración tras otra. Coral le preguntó el porqué:

– Estoy rezando para que el ánima, espíritu o fantasma que has atraído, que está contigo, te deje, se vaya a descansar al lugar al que corresponde.

Desde aquel fatídico suceso, Coral nunca más volvió a pasar cerca de aquel cementerio y de ningún otro y mucho menos en cualquier 31 de Octubre.

cemetery-2802233_960_720

*************************************************************************************

 

Avisad@ quedas… Si sales hoy o vas a salir, cuidadito por dónde andas 😉

¿Te vas a atrever? Si es que sí, luego cuéntame la experiencia, si la vives… jajaja.

 

Ya sabes, si te ha gustado esta historia de Halloween 2017, compártela en tus redes sociales o comenta lo que te apetezca. Yo encantada de intercambiar impresiones.

Hasta la próxima publicación 🙂

 

 

 

 

Un café con historias

Hoy te invito a un café, tengo que contarte una historia de fantasmas verídica que como estamos en estos días de Halloween, me viene ni qué pintado. Te recomiendo que leas una publicación muy interesante sobre este tema en el enlace historia y origen de Halloween .

Además, te hablaré de algo más sobre un café y fantasmas, así que acomódate que empezamos. Continúa leyendo Un café con historias

Encontrar pequeños grandes momentos de inspiración

De encontrar pequeños grandes momentos de inspiración, que me han llevado a crear este sitio al que has llegado, es de lo que trata lo que vas a leer a continuación. Como en tres actos, he sido afortunada de disfrutar tres encuentros con las musas  y de eso va esta primera publicación del blog, mi carta de presentación. Continúa leyendo Encontrar pequeños grandes momentos de inspiración