Está bien sentirse vacía

Está bien sentirse vacía,

significa que tienes espacio

para nuevas historias

que puedan llenarte…

¿A quién no le gusta encontrar

todo aquello que le haga feliz?

~•~ ¿Buscas una historia? ~•~

Anuncios

Libros para leer este verano

¿Cuál será tu libro favorito de este verano?

Puede que,

Algún día, hoy

En una noche de tormenta y barro nace una niña bastarda a la que, creyéndola muerta, bautizan con el nombre de Betsabé. Nadie sabe que en su interior lleva la fuerza de la feminidad, así como la magia y la rebeldía que la harán superar todos los obstáculos. Creará un vínculo indisoluble con su hermana de leche, Capitolina, una pobre niña rica, y ninguno quedará indiferente a su mirada de fuego. Ni siquiera Emmanuel, el revolucionario francés salido del Montparnasse más artístico que, al conocerla, caerá enfermo de amor.

Algún día, hoy, basada en un hecho real acaecido en 1920 en Colombia, narra la historia de Betsabé Espinal, que con solo veintitrés años se convierte en la heroína de una de las primeras huelgas femeninas de la historia. Ángela Becerra construye un monumento a la amistad más pura envolviendo a sus protagonistas en un apasionado círculo de amor que tendrá un sorprendente final.

O tal vez,

Una jaula de oro: La venganza de una mujer es bella y brutal.

Una novela de suspense psicológico, sexy y con una protagonista fascinante y ambigua.

Faye, con un oscuro pasado, ha conseguido todo lo que siempre había soñado, un marido atractivo, una hija a la que quiere y, sobre todo, estatus social y una vida llena de lujo. Pero cuando, de un día para otro, esta vida perfecta se va al traste, surge una nueva mujer intrépida y vengadora. Con Faye ha nacido una nueva heroína sorprendente y polifacética, y con algunos secretos muy oscuros.

Camilla Läckberg es la exitosa autora de la serie de Los crímenes de Fjällbacka, de la que se han vendido hasta la fecha más de 23 millones de ejemplares en todo el mundo. Con Una jaula de oro, abandona por ahora el universo de Fjällbacka y hace una incursión en el género del suspense psicológico con una protagonista, Faye, que es una nueva heroína que ha llegado para quedarse.

O quizás,

Un Abismo Infinito

Vega, una fisioterapeuta de treinta y dos años, se encuentra desolada por el repentino fallecimiento de su novio en un accidente de coche. Sumida en la pena y el dolor comienza a notar extrañas sensaciones y a vivir algunas escenas de carácter paranormal que la llevan a creer que ha perdido la cabeza. Sin embargo, estos sucesos insólitos la llevarán a la posibilidad sobrenatural de recuperar a la persona amada que creía que la muerte le había arrebatado para siempre.

“Un Abismo Infinito” trata de esas historias en las que el amor lucha no sólo por permanecer en el corazón, sino también en la vida.

Como estas historias, hay millones a tu disposición, sólo escoge la que te llame la atención, un lugar con encanto y a leer.

¡Felices tus Historias de Verano!

Seguro que te gusta el desbarajuste.
Si, ese desorden
que puede llegar
a causar un libro,
en el espacio
de tu mente,
tu alma
y tu 💙

Un Sueño

Tiempo atrás,
tenía un sueño recurrente,
como olas contra las rocas,
retumbaba desde el inconsciente.

Hasta que el sueño despertó de la ficción latente,
se convirtió día a día
en presente.

Aquel sueño,
hoy es una historia que salpica señales más allá de
la mera imaginación,
que demuestra su verdad evidente. ©

Historias de Larrú

Poniéndole BSO a este sueño…

Dancing With A Stranger https://g.co/kgs/4vqqz9

Una cascada de emociones

Lo que voy a decir es tirar piedras contra mi propio tejado pero,
las historias también se cuentan en otro lenguaje además del escrito.

Todo se vuelve más sencillo,
cuando no son necesarias las palabras para comprender la vida
y al que tienes al lado.

Basta un gesto de cariño,
un lugar que te acaricie los sentidos,
tomar aire y soltarlo,
para vivir un momento irrepetible que reconoces desde lo más íntimo, de tu lista de deseos, cumplido.

Y como una no puede retratar esa cascada de emociones, tiene que recurrir a las palabras, mitad prosa, mitad poesía
y a la literatura de la fotografía. ©

Historias de Larrú 💙

Felices historias que nunca se podrán

retratar ni escribir,

que tan sólo pueden inundar de la emoción 💦💙

Magia

Eso que se crea a sí mismo,
el poder de reinventarse,
la magia de cumplir
deseos,
los sueños
y la felicidad.

Jamás me conformaré
y tú tampoco lo permitas,
si no es con continuar
y encontrar inspiración,
escribir la mejor de las historias,
desechar lo que no cuenta,
vivir desde el corazón.

Quédate conmigo,
caminemos uno al lado del otro,
todos los días,
te prometo que
tendrán dosis de literatura y poesías,
hoy será cuando descubras
que ya lo tienes todo,
a tu alcance ahora y siempre, vida. ©

Historias de Larrú

Un 14 de Febrero Diferente

-Quiero que hagamos una promesa, amor.
-Cuidado con eso…
-¿En qué estás pensando?
-No, es que, una promesa tiene el poder de cumplir algo maravilloso o todo lo contrario, destruir. Cuando prometes, no es hablar a la ligera, son palabras mayores… Es lo que yo creo.
-Vaya… Yo sólo deseaba que nos prometiéramos algo, creo muy especial y significativo…
-¿Qué, corazón?
-¿Recuerdas el símbolo celta que representa la unión por la eternidad?
-Sí, es precioso.
-Me gustaría que un día nos lo tatuáramos ambos.
-Cariño, eso no es una promesa…
-No te entiendo.
-Es fácil, un día nos tatuaremos el nudo de la eternidad pero, eso no es una promesa, es un hecho real.
-Tiene todo el sentido, si lo pienso bien, el amor es como esos fantasmas que sobreviven o permanecen, a través del tiempo y más allá.
-Y más allá… Sí.

©

Larrú 🏹💙

¡Feliz San Valentín 2019! 💘

Felices tus Historias de 14 de Febrero.

Lee más Historias de Larrú aquí.

[Las imágenes están compartidas desde la red, desconozco a su autor@]

Un guarda pianista y algo más…

Andaba yo por aquel bosque en una ruta de senderismo, tratando de encontrar el camino correcto. La batería del móvil se me había agotado y había perdido hacía rato la brújula. Me harté a dar vueltas hasta que la noche se me echó encima. Allí estaba yo, en algún lugar perdido de un frío y solitario bosque, con hambre, cansado y, por supuesto, acobardado.

Pero entonces, empecé a escuchar una música y afiné el oído para tratar de localizar la procedencia de las notas acústicas que enseguida comprendí, salían de un piano.

Deberías haber visto mi sonrisa cuando, después de echar andar en busca del origen de aquel sonido tan especial, vi unos metros más allá en mitad de un claro del bosque, a un joven sentado al pie de un piano, situados en la parte delantera de una choza pequeña.

Cuando terminó de tocar, me presenté:

– Me llamo Héctor. No sabe cuánto me alegra haberle encontrado, me he perdido. Es tan tarde…

– Yo soy Lionel y debes saber que nunca es demasiado tarde, nunca. Vamos a la cabaña, tendrás hambre y frío.

Estuvimos hablando hasta pasada la medianoche. Él era guarda forestal desde que cumplió la mayoría de edad que había sido poco menos de tres años. Además del bosque, me relató, su otra gran pasión era tocar el piano, mezclar la melodía de la naturaleza con la de su alma. No sé a qué hora nos dormiríamos charlando de la vida y sus vicisitudes.

Me despertó la primera luz del alba y comprobé en una rápida ojeada por la única estancia que conformaba el sitio, que me encontraba sólo, el joven guarda debía estar fuera. Salí y para mi sorpresa, el piano tampoco se hallaba donde lo había visto la noche anterior. Miré a mi alrededor y grité varias veces: “Lionel”

– Chico, ¿te ocurre algo? ¿puedo ayudarte?

Me giré sobresaltado, otro guarda forestal de mediana edad, había aparecido de repente.

Le conté atropelladamente todo lo acaecido desde la víspera.

– Tal vez todo esto le suene raro, señor.

El hombre se quedó pensativo, carraspeó y dijo:

– Esto suele suceder, chico. No es raro. Todos los guardas que han trabajado en este bosque conocen a Lionel. Te contaré su historia ocurrida hace ya unos treinta años. Un grupo de niños iban con una monitora de excursión, cuando la pobre mujer tuvo un repentino ataque de corazón que la fulminó inmediatamente. Los pequeños comenzaron a desperdigarse, lloraban, llamaban a sus padres y las horas iban pasando hasta caer la completa oscuridad. Los padres que esperaban a sus hijos al ver que no regresaban, lo primero que hicieron fue llamar al guarda del bosque al teléfono que no era otro que Lionel. Al cabo de una hora, el guarda anunció que tenía a todos los niños sanos y salvos. Lionel había tocado su piano y la música los había ido atrayendo hasta el claro en el que nos encontramos. Esto contaron los críos a sus padres. Esta historia ha contado cada excursionista que se ha perdido alguna vez más en este lugar. Idéntica a tu versión. Así que, no se te olvide chico, Lionel el guarda y pianista, o mejor dicho su fantasma, él y su música te ayudaron.

ff2880f59330c9f495226403d4bf7367

(Todos los derechos reservados)

***

Espero que te haya gustado esta pequeña historia de fantasmas que se añade a las anteriores de este blog y que sirve de aperitivo para las que tengo publicadas más extensas en Amazon Kindle.

Y, por supuesto, si te apetece compartirla con tus amig@s de las redes sociales, a mí me haces la mar de feliz 🙂